“…Nada de lo que el mundo y la sociedad me ofrecían me interesaba lo suficiente. Siempre me quedaba con hambre, al andar los caminos hechos y cumplir con el programa que todos en conjunto ideaban para mí y el resto de mi vida. Como las cartas ya estaban echadas y por la causa que fuera, a mí me tocaba esa circunstancia, decidí acallar mi mente por un rato. Entonces comprendí mejor mi hambre concreta de aquel momento en esas tierras lejanas. Posiblemente me equivocaba, pero era ésa la forma en que prefería morirme de hambre; de eso se trataba siempre. A mi manera, a mi modo. Aunque fuera el peor de los caminos, que comprendí como propio. Lo reelegí con la única certeza posible: la incertidumbre…”

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: